Discontinuo Pinot Noir 2016 de Fabricio Orlando

Quizás recuerden que en más de una oportunidad me había referido a los interesantes vinos de este proyecto denominado FOW (Fabricio Orlando Winemaker). Hoy voy a comentarles acerca de un nuevo y muy buen exponente.

A fines de mayo participé en la Enoteca Privada Mirabolán de San Rafael y gracias a la invitación de su sommelier ejecutivo Federico Basso, de una charla y degustación a cargo de Fabricio.

Luego de haber elaborado vinos en importantes bodegas de la provincia (Pulenta Estate, Don Cristóbal, Rutini), Fabricio decidió volver a su San Rafael para llevar adelante su propio emprendimiento.

La primera cosecha de entrecasa fue la 2008, pero formalmente la imagen y comercialización de los productos comenzó en el 2012. “La intención fue siempre hacer grandes vinos de las mejores zonas que pudiera. Empecé trabajando solamente con uvas propias y a medida que fueron pasando los años fui mutando y hoy estoy tratando de buscar los lugares óptimos para cada uva, buscando su máxima expresión, para hacer los mejores vinos.”

Hasta hace poco tenía su cartera estable de vinos, siempre de partidas limitadas: Sauvignon Blanc Efusivo, Castizo Malbec, Castizo Cabernet Sauvignon y Optimo Blend.

Recientemente agregó una nueva línea, los Discontinuos: “son partidas únicas. La idea es ir haciendo dos o tres cosas únicas por año. El primero fue un Cabernet Franc de Tunuyán (1800 botellas) y ahora este Pinot Noir con 2500 botellas. Intento darle movilidad al proyecto y hacer productos diferentes y que la propuesta vaya mutando, que sea un poco más divertido. Cuando se acaba la partida se acaba y no se repetirá al otro año”

El Discontinuo Pinot Noir  2016 proviene de un viñedo del  Distrito de Cañada Seca en San Rafael. ¿Por qué un viñedo de San Rafael? “ Pinot Noir hay en toda la Argentina. Dentro de lo que es Mendoza se habla mucho del Valle de Uco y de Tupungato y de sus viñedos de altura. Pero a 780 metros donde está este viñedo podemos hacer cosas igual que a 1200 metros. No sólo hay que hablar de altitud, hay que hablar también de latitud. Porque cuando  a una variedad como ésta  está con menos altitud pero con una latitud sur superior, entonces vas a encontrar noches frescas donde se pueden desarrollar bien. Por ejemplo yo creo que el malbec es mejor en el Valle de Uco que acá, pero el pinot donde más al sur vas son mejores las condiciones. Si yo tuviera que elegir un nuevo pinot noir discontinuo me iría a Neuquén”.

En este caso “mi idea fue hacer un pinot cero madera, joven, fresco, sin buscar los pinot que a veces van a los aromas de cuero, pasados por madera y con por lo menos un año en botella. En este caso no, quise hacerlo lo más joven posible, expresivo. No meterle nada raro. La enología que busco hoy en día es con la menor intervención posible”.  “Es una variedad que si no se cosecha temprano se cocina, se cocina el racimo, la piel: la piel va cambiando de color, virando al marrón y los vinos van tendiendo al marrón y con aromas supercárnicos, muy a cuero, a aromas animales, pierden la frescura. Por eso hay que  tratar de que no se sobre maduren para llegar a este estilo de vinos”. “Lo busco sin evolución. Realicé fermentaciones a menor temperatura y todo el proceso cuidó ese detalle. Fue puesto en botella joven, en noviembre del año pasado. Seis meses en botella para pulir algunas aristas y ahora lo estoy sacando al mercado”.

Ahora vamos a mis impresiones.  En vista se presenta, como es de esperar en esta cepa, ligero pero con un atractivo rojo rubí con reflejos lila.

Su nariz es agradable y de una mediana intensidad. Lo primero que afloran son aromas a mermelada de frutilla y moras. Luego asoman dejos a ciruela, y pequeños toques especiados (pimienta, clavo). Algunos asistentes encontraron mínimos destellos de eucalipto.

En boca su ataque es seco. Cuerpo ligero a medio, pero con una interesante untuosidad. Pese a sus 14 grados de alcohol es fresco, gracias a su muy buena acidez. Taninos firmes pero maduros. Buena permanencia.

Posee la sutil elegancia de los pinot. No tiene grandes pretensiones de complejidad, pero es directo y expresivo, a lo que apunta su elaborador. Muy buena RCP.

Antonio Raviña

Nota al margen: me encantó la etiqueta, con el “camaleón tocando la batería”

 

Precio: $ 270.- (Vinoteca de San Rafael)

2 pensamientos en “Discontinuo Pinot Noir 2016 de Fabricio Orlando”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *