Alta Vista, con acento francés y algo más

Mis preferencias por los vinos y las bodegas no se acaban en el Oasis Sur. Tomo vinos y visito bodegas más allá de esos límites. Es por ello que les voy a contar acerca de la visita que realizamos durante mayo a esta Bodega de Chacras de Coria, Luján de Cuyo en la provincia de Mendoza.

Allá por el 2002, cuando comenzaba a tomarme más seriamente el tema, quise conocerla, pero todavía no estaba armado el circuito turístico. Me había quedado con las ganas, ya que sus vinos siempre me parecieron muy cuidados.

Reservamos una Visita + Degustación Clásica por $ 75.-, y fuimos guiados por Carla durante todo el periplo.

Cuentan con 209 hectáreas en 6 fincas: tres en Luján de Cuyo (donde está la bodega), dos en Valle de Uco y uno en Cafayate (solamente para el torrontés).

La Bodega originalmente fue construida por la familia española Salazar en el año 1899. En 1997 fue adquirida por sus actuales dueños, la familia D´Aulan, de origen francés y con bodegas en Francia (elaboran el reconocido champagne Taittinger) y Hungría (Tocaji). Conservaron el estilo arquitectónico original y trataron de rescatar, restaurar y reciclar todo lo posible.

 

Cemento versus acero

Lo primero que se observa cuando se ingresa a la zona de elaboración son las piletas de concreto recubiertas con epoxi. Con mi prejuicio a cuestas supuse que eran todas originales de los dueños españoles y que seguramente Alta Vista utilizaba tanques de acero inoxidable para los vinos de alta gama. Error.

Efectivamente, en una zona están las piletas de concreto originales con una capacidad cada una de 11.660 l. Una particularidad es que las mismas están apoyadas también sobre patas de material. Hace años, ese espacio era utilizado para colocar brasas encendidas y así facilitar el proceso de fermentación. Hoy en día, desde ya que este sistema de calefacción no se utiliza, pero si las piletas. Además de ellas, Alta Vista construyó otras piletas de concreto, teniendo la mitad de capacidad de las originales. La Bodega considera que los cambios de temperatura son mucho más graduales en este tipo de vasijas, por lo que sus líneas de alta gama son elaboradas en los mismos. El Alto se produce en las nuevas de concreto y las líneas Atemporal, Single Vineyard y Terroir Selection, en las originales de la familia Salazar.


Los modernos tanques de acero inoxidable, en cambio, debido a que las modificaciones térmicas son más bruscas, están reservados para las líneas Premium y Classic. Para los blancos y rosados se utilizan tanques de acero inoxidables más pequeños.

 

Elaboración

Como cabe esperar, la cosecha se realiza en cajas plásticas de 17 kg. Usan dos cintas de selección, una antes y otra después del despalillado. Luego, la moledora le hace pequeños cortes a la uva y pasan directamente a los procesos de maceración y fermentación.
Se realiza una maceración pre fermentativa a 7º C durante una semana. En la fermentación se tratan de utilizar levaduras indígenas, y de ser necesario le agregan cultivadas (importadas de Francia). Luego continúa la maceración post fermentativa.

Cava Subterránea y Vinos

La hermosa cava subterránea alberga mil barricas de 225 l (un 95 % de roble francés), no utilizan chips o similares.

El Alto, su vino top, es añejado en barricas especiales (mayor calidad y doble tostado) de primer uso entre 14 y 36 meses, estando luego dos años en botella antes de salir al mercado. Es un vino que no se realiza todos los años y en donde el blend final y los tiempos y formas de añejamiento varían en función de la evolución y la opinión de los enólogos. El actual es un corte de malbec (80 %) y cabernet sauvignon (20 %). Se produjeron solamente 10.000 botellas, de las 2 millones que elabora la Bodega.

Las otras líneas son:

Single Vineyard: vinos de viñedo único de malbec de diversos orígenes, cada uno con un añejamiento de 12 meses en barricas de roble francés de segundo uso. Poseen tres ejemplares: Serenade (Alto Agrelo- Luján de Cuyo), Temis (El Cepillo – Valle de Uco) y Allizarine (Las Compuertas – Luján de Cuyo).

Terroir Selection: la contracara de los vinos elaborados con un solo origen. Es la combinación de un malbec de cuatro terruños: las uvas de Alizarine (Las Compuertas), Serenade (Alto Agrelo), Albaneve (Campo de Los Andes- Valle de Uco) y Temis (El Cepillo). Añejados un año en barricas de roble francés de segundo uso.

Atemporal Blend: un corte de distintas variedades con un mismo origen. Un assemblage de malbec, cabernet sauvignon y petit verdot, todos provenientes de Albaneve (Valle de Uco). Criado en roble francés de tercer uso durante 12 meses.

Atemporal Espumantes: realizados bajo el método tradicional (champenoise), con corte de chardonnay y pinot noir. Un blanco y un rosado.

Premiun:  los tintos (malbec, cabernet sauvignon y bonarda) son añejados en proporciones y tiempos variables en barricas de roble francés (generalmente de 4º uso) y americano. El chardonnay es fermentado parcialmente (el 30 %) en barricas americana y francesa.

Párrafo aparte merece el torrontés por su forma de realización, ya que el vino proviene del corte de las tres fechas de cosecha (temprana, normal y tardía) que se mezcla en función de sus cualidades. La primera otorga acidez (frescura), la normal o regular le brinda terpenos (toques florales) y la tardía su fruta, su volumen en boca. No tiene paso por madera. La uva es traída en camiones refrigerados desde Cafayate.

El espumante de esta línea es realizado por el método charmat y es 100 % chardonnay.

Rosé: en base a malbec.

Classic: Reserva Malbec, Reserva Cabernet Sauvignon, Reserva Torrontés, Reserva Chardonnay, Malbec-Cabernet Sauvignon y Chardonnay-Torrontés

Degustación

Luego de tanta teoría, pasamos a la sala de degustación, donde probamos tres vinos de diferentes líneas:

Premium Torrontés 2014 ($ 120.-)
Como comenté anteriormente, es el fruto de un corte de tres cosechas realizadas en distinto momento. Con cada una se realiza un vino y luego se realiza el blend. En este caso es un 80 % de la cosecha regular, un 10 % de la temprana y un 10 % de la tardía.
Me pareció un torrontés frutal y floral y al mismo tiempo elegante. En boca tiene volumen y untuosidad, con un largo y sabroso final.

Atemporal Blend 2011 ($ 153.-)
Según nos comentan, para los enólogos es un vino vertical: se puede sentir de esa forma en la lengua y en el paladar, es donde más se va a concentrar y entonces es perfecto con una carne grasosa, porque limpia la boca y no se hace muy denso o pesado.
Para mí fue el más diferente e interesante de los que degusté. Tiene aromas herbáceos que se complementan muy bien con la fruta y la madera. Muy buena estructura y largo final. Excelente para acompañar comidas potentes, creo que para tomarlo solo puede llegar a ser algo invasivo. Alcohol: 15,5 % , que no se siente. Con posibilidad de guarda.

Terroir Selection 2011 ($ 207.-)
Un muy buen malbec, con toda su tipicidad a cuestas: vibrante color rojo ciruela con reflejos violáceos, mucha fruta roja, jugoso, sedoso. Gran complementación con el añejamiento en barrica. Gran vino, pero me quedo con el Atemporal, que me parece diferente, cuestión de gustos.
Como en el caso anterior, con potencial de guarda y una graduación alcohólica del 15,5 % que no tiene notoriedad.

Luego de más de una hora, terminamos por donde habíamos comenzado, un hermoso jardín donde algunos (lamentablemente nosotros no) se disponían a disfrutar un tentador pic nic en un bello mediodía soleado.

Agradecemos a Carla por su calidez y cordialidad.

 

Antonio Raviña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *