Finca Intimayu, vinos con estilo propio

Los primeros días de mayo visité a esta pequeña Bodega del Distrito de Las Paredes que data de 1930, pero que sus presentes características nacen a principios de este siglo, con la asunción de sus nuevos dueños (Familia Radivoj – Mauri).
Me recibieron muy amablemente Susana y Daniel, quienes junto con Juan Manuel Radivoj (perteneciente a la familia propietaria) son los que trabajan permanentemente en la Bodega.

Hasta el año 1999 el Establecimiento había pasado por diferentes realidades, llegando en los setenta a procesar 4 millones de litro por cada cosecha, cuando su capacidad ronda 1,5 millones. ¿Que se hacía? Simplemente se esperaba el fin de la fermentación alcohólica para ingresar otros mostos. El resto de los procesos se completaban en una bodega alquilada.

Pero las legislaciones cambiaron, los consumos cambiaron y las nuevas ideas acerca del norte de la bodega también. Ahora se hacen producciones limitadas pero muy cuidadas y manteniendo un estilo.

Lindante al predio de la bodega poseen algunas pocas hectáreas de malbec, siendo la única plantación propia. El resto de las uvas las compran a productores que ellos mismos asesoran a lo largo del año.


Esta cosecha, por así llamarla, es especial
. Debido a que todavía tienen stocks de excelente calidad de vinos en barrica y en pileta, se tomó la decisión de no procesar vinos nuevos, no cosechando tampoco la parcela de malbec referida anteriormente. Si bien esta es una decisión dolorosa, se consideró que es la más conveniente, amén de no ser los únicos en la zona.

Poseen dos naves con piletas de cemento. La que se encuentra en el galpón techado tiene una capacidad aproximada de 500.000 litros (piletas de 10.000 a 40.000 litros) y es la que se utiliza en estos días, permitiendo un óptimo seguimiento de las partidas. En la nave exterior se pueden apreciar piletas cilíndricas fuera de uso (llenas de agua).

Me llamó la atención que se hagan vinos de tanta calidad utilizando prensas tradicionales como las que muestro en la foto. La explicación fue clara: “poseemos otras prensas más modernas, tecnificadas y de un mayor rendimiento, pero las mismas extraen tan eficazmente componentes de la uva que dan ciertas características (si se quiere más agresivas) que no son acordes con el estilo de vinos que buscamos. Con las prensas tradicionales perdemos algo de rendimiento pero los resultados son mucho mejores.”

En tiempos de elaboración, se atienden solamente dos camiones por día, sin que el otro esté esperando expuesto al sol y al calor.


La cava de barricas
de roble americano, está perfectamente acondicionada y es muy acogedora. En el centro se encuentra una barra de madera de quebracho de antiguos durmientes, con un copero de cristal para la atención del turismo.
En ellas descansan el 100 % del tiempo los vinos de alta gama (priorizando las barricas de 1° uso) y parte de los varietales que se utilizarán en los cortes de la línea Finca Intimayu.

 

Siendo más específicos, los vinos que actualmente se comercializan son los siguientes:
– Finca Intimayu Malbec 2010, Finca Intimayu Cabernet Sauvignon 2009, Finca Intimayu Syrah 2009, Finca Intimayu Merlot 2012, Finta Intimayu Tocay 2012 y Finca Intimayu Rosé Tempranillo 2012. Salvo el rosé, el resto de los vinos de esta línea son el resultado de un corte, en diferentes proporciones de vino que ha reposado en pileta y vino que ha estado en barrica. Los cortes son definidos en función de la característica de cada cosecha y la evolución de los caldos.

– Finca Intimayu Bonarda 2011. Este fue un año excelente y en particular el bonarda. Es por ello que se decidió añejarlo por dos años en barricas de roble. 

– Finca Intimayu Blend 2011: 60 % de malbec, 15 % de bonarda y 25 % de tempranillo. Al igual que el anterior, añejado 2 años en barricas de roble. 

– Finca Intimayu Oro 2003: 60 % malbec y 40 % syrah. Dos años en barricas de roble. Otro año excepcional que mereció este corte. Vino multipremiado.

Los últimos tres vinos son partidas muy limitadas.

 

Me anticipan que la cosecha 2014 fue excelente (ej. syrah, malbec, tempranillo). Los vinos están descansando en piletas o barricas, esperando el mejor momento para realizar los cortes. Se analizan periódicamente tanto en el laboratorio como degustándolos. Se buscan vinos con gusto a “vino”, que la fruta se complejice con su añejamiento en roble. He aquí un hecho que me gustaría resaltar: se trata realmente de un añejamiento en barricas de roble. Donde el objetivo no es solamente darle notas de madera, si no que se vaya amalgamando, homogeneizando todos sus elementos. Desde ya que ni hablar de chips de roble o similares.

 

Luego pasamos a una pequeña sala, donde pude apreciar toda la línea de vinos, los reconocimientos obtenidos y degustar el exquisito Merlot 2012.

Finca Intimayu busca mantener un estilo, y lo logra. Pero respetando las particularidades de cada cosecha, como debe ser. Respetar el estilo, pero no haciendo iguales todos los vinos.

 

Antonio Raviña

4 pensamientos en “Finca Intimayu, vinos con estilo propio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *