“Debemos ser optimistas y alentar a la producción” afirmó Pablo Asens

Puede parecer recurrente, pero sigo insistiendo en el tema: cómo hacer para que una zona  con tanto potencial pueda desarrollarse, mirando al futuro, tratando de recuperar la importancia y el prestigio que tuvo  no hace tantos años.  Parece que hablara de Argentina, pero hablo de algo un poco más pequeño como los departamentos de San Rafael y General Alvear.

Les hago llegar esta nota de Marcelo Schmitt, publicado por Mediamza.com el 25/04/2010.

 

Pablo Asens, propietario de la Bodega La Abeja y Vicepresidente de la Cámara de Comercio, analiza el presente vitivinícola en San Rafael. Como podemos salir de la crisis presente, que herramientas propone la Cámara para integrar a los productores y los bodegueros, como mejoramos y posicionamos la marca San Rafael son temas que hoy preocupan al sector. 

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de San Rafael, Pablo Miguel Asens, invita en esta nota “a mirar hacia el futuro y trabajar con nuestras herramientas” para poder salir de una crisis y reposicionar al departamento en el sector vitivínicola.

San Rafael tenía hace treinta años más de 200 bodegas en funcionamiento, multiplicaba tres veces la cantidad de viñedos actuales y entre 4 y 5 bodegas locales eran líderes en el país. A la fecha solo quedan 57 establecimientos de los cuales el 90% están en manos de empresarios locales.

Estas cifras demuestran la caída del sector, la falta de potenciales inversores, el deterioro constante de los viñedos y la falta de valorización de los vinos locales porque solo unas pocas bodegas elaboran marcas de media y alta gama, determinaron que  nuestro departamento se encuentre hoy desvalorizado y por debajo de otras zonas como el Valle de Uco o Tupungato.

Pablo habla “de tres ejes en los que tenemos que empezar a trabaja, desde la Cámara ya hemos comenzado con esta tarea”.

– ¿Por qué llegamos a esta situación? ¿Por qué hoy el inversor elige el Valle de Uco y no San Rafael?

Sin dudas la falta de bodegas es una de las causas que nos hicieron llegar a esta situación. Para empezar a revertirla necesitamos 40 bodegas líderes en nuestro terruño que nos ayuden a sostener una suficiente masa crítica de productores que se dediquen a trabajar uva de calidad y que se animen a seguir plantando. En estos tiempos el productor se ha visto diezmado en los últimos 10 años por el granizo, las inclemencias del tiempo y la falta de valor en el producto trajo como consecuencia el desaliento y el abandono de la tierra. Necesitamos recuperar al productor para que mejore sus viñedos y hacerlo interactuar con el empresario bodeguero quien también debe modernizar sus instalaciones para que el ciclo productivo se complete.
Hoy nos encontramos corridos del mapa por estas mismas causas que menciono, el Valle de Uco logró en estos últimos 15 años un crecimiento espectacular y esto se debe en parte a la ausencia de planes estratégicos en zonas como la nuestra.

-¿Qué se está haciendo desde la Cámara para poder revertir esta situación?

Hace ya tres años que empezamos a trabajar una idea que nació en la COVIAR en el año 2003 y es el Plan Vitivinícola. Este plan contiene la estrategia hasta el año 2020 y creemos desde la Cámara que nosotros los sanrafaelinos debemos subirnos a este carro. Este diseño contempla los tres ejes que debemos mejorar para poder recuperar el tiempo perdido. Es fundamental atender al productor, al bodeguero y sobre todo reinstalar la marca San Rafael en el mercado, en estos tres puntos está la clave para revertir nuestra situación actual.

  En el caso de los productores ¿qué contempla este plan?

 La Cámara ha participado activamente en el Plan VIDCOVIAR, que es el plan va a subsidiar a los productores en el mejoramiento de sus viñedos, es fundamental que trabajemos en mejorar nuestros viñedos , el potencial que tenemos de materia prima es excelente , ahora que sucede, la situación ha llevado a que los productores cada vez trabajen peor sus viñedos, esto no se debe a que  ellos no quieran hacerlo mejor, la falta de herramientas, posibilidades económicas y la inexistencia de financiación para entelar , cambiar palos, alambres , tractores, abono, hace que la finca rinda cada vez menos en cantidad y calidad. Con este plan de la COVIAR se integra a los  productores y bodegas, se subsidia el mejoramiento de los viñedos y el productor queda atado a un plan de trabajo con las bodegas, es decir que los dos comienzan a transitar un camino juntos para el mejoramiento de toda la cadena productiva e industrial. La bodega le va a exigir cantidad o calidad al productor y éste va a poder elegir con cuál de las bodegas trabajar.

– En cuánto a los bodegueros, ¿cuál es la estrategia a seguir?

Primero quiero decir que este plan se encuentra diseñado para que tanto empresarios como productores puedan interactuar. Los facilitadores de este intercambio serán los técnicos que se designen. El técnico les dará a los productores la capacitación necesaria para mejorar sus viñedos y el bodeguero deberá modernizar su maquinaria. Para ello hemos logrado desde la Cámara una ley que ya se encuentra sancionada y que contempla la creación de un fideicomiso de inversión tecnológica. Este instrumento ya se encuentra activo y del mismo participan Mendoza Fiduciaria y el Fondo de la Transformación que acerca la liquidez necesaria. Esto quiere decir que hoy los bodeguero podemos tomar crédito a una tasa del 9% a 5 años, con un año de gracia para poder transformar tecnológicamente a nuestras empresas.

– Usted mencionó  un tercer eje, ya tenemos dos desarrollados el productor y el bodeguero ¿Cuál es el tercero?

El tercero es potenciar el marco comercial, volver a reinstalar la marca San Rafael y abrir los canales necesarios para que los compradores e inversores conozcan nuestros vinos. Ya hemos tenido experiencias exitosas el año pasado cuando logramos desde la Cámara que una misión de compradores latinoamericanos se acerquen a San Rafael ya que de nada sirve ir a Mendoza a mostrar nuestros productos y que los compradores no puedan visitar las bodegas sanrafaelinas. Aquel empresario que va a realizar una compra siempre quiere conocer de donde proviene el producto. Es por ello que este año vamos a repetir esta operatoria para conseguir nuevamente la visita de futuros compradores.Revalorizar el oasis sur vitivinícola es fundamental y el turismo no es materia ajena en todo esto, tenemos que apoyarnos en esta industria y es por eso que estamos relanzando el proyecto DOC. Esta denominación de origen es un elemento que vamos a utilizar para manejar la imagen de nuestros vinos y aprovechar el flujo del turismo para hacerle entender que gran parte de nuestros viñedos se encuentran bajo esta denominación que asegura calidad.

– ¿Existen otras ideas o acciones en las que estén pensando para implementar?

Si, a esto le debemos agregar la idea de impulsar la Fiesta del Champagne ya que nuestro departamento produce el 16% de este espumante en el país. Creemos que esto puede jerarquizar a la zona  y darle mayor conocimiento al inversor de las posibilidades que hoy tiene en San Rafael para colocar sus divisas. Asimismo estamos trabajando en el rediseño de un mapa enológico que determine qué zonas son más aptas para el cultivo de determinados varietales.

La preocupación del sector es evidente y así lo refleja Asens cuando dice “que tenemos que dejar de ser la cenicienta y convertirnos en una princesa”. El empresario resalta el trabajo realizado hasta ahora y propone optimismo para todo el sector porque” tenemos el conocimiento, la tierra y el agua como elementos para poder salir de esta situación, y creo humildemente que los bodegueros ya tomamos conciencia de lo que significa revalorizar una marca y ayudar al productor para que mejore la materia prima”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *