Veintisiete bodegas de San Rafael invertirán en tecnología

d10f1A continuación comparto una nota publicada por Javier Martín en Diario Uno, hace algunos días. Es una muy buena noticia que se pueda renovar la tecnología en varios establecimientos del Oasis Sur, que sobre este punto se encuentra retrasado, en términos relativos, sobre otras zonas de la provincia de Mendoza. No voy a detenerme mucho sobre las causas de ello, pero creo que la falta de inversión extranjera es una de las principales motivadoras de este fenómeno. Esperemos que redunde en la calidad de los vinos.

 Tras la promulgación de la ley de financiamiento vitivinícola, ya se inscribieron varias firmas para acceder a los créditos. El 50% de los establecimientos sureños cuenta con maquinaria obsoleta. El Gobierno promulgó la ley de financiamiento vitivinícola, que les permitirá a las bodegas acceder a créditos para la compra de nuevas maquinarias. Sólo en San Rafael, el 50 por ciento de las bodegas tiene maquinaria obsoleta, motivo por el cual ya hay 27 firmas interesadas. El plan fue presentado en un principio por la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de este departamento, que expresó sus satisfacción por la aprobación del plan para reequipar a las empresas bodegueras de la provincia. A través de esto podrán acceder a créditos –a cinco años, con tasa de interés del 9,5% anual y un año de gracia– para remplazar la maquinaria vieja por otra moderna, lo que repercutirá a mediano y largo plazos en la calidad y cantidad de los productos vínicos y champañeros de la zona.

Revalorización del oasis
Pablo Asens, bodeguero local, comentó cómo nació la idea.

“Esto surge como consecuencia de un plan de revalorización del oasis vitivinícola del Sur mendocino que se le presentó a la Provincia en julio, donde uno de los puntos fundamentales era realizar un shock de inversión de nuestras bodegas. La cámara, en un pequeño relevamiento, detectó que más de un 50% de las bodegas tenían maquinaria obsoleta”.

Asens explicó que eso “redunda en una menor calidad de nuestros caldos vínicos y, por ende, en la imposibilidad de pagarles un mejor precio a nuestros productores debido a que cada vez que queremos salir a vender nuestros vinos nos encontramos con una calidad que no cumple la expectativa de muchos de los grandes compradores”.

El planteamiento entonces fue hacer un fideicomiso para poder equipar las bodegas. “Luego de tres meses de estar trabajando con los senadores Aníbal Rodríguez, Vicente Russo y la gente del Fondo para la Transformación, la ley fue promulgada. Es más que un orgullo para San Rafael haber logrado esto, el resto de la provincia vio con buenos ojos nuestra iniciativa y esta semana ya tenemos la posibilidad de empezar a comprar las máquinas para ver si en la molienda del 2010 ya tenemos nuestras bodegas realmente equipadas”, señaló el empresario y dirigente de la Cámara de Comercio.

El tope por bodega es de $300.000 y se van priorizar las carpetas para comprar maquinaria destinada a la elaboración, ya que ésa es la necesidad primaria que se detectó.

“Descubrimos que el promedio de equipamiento rondaba los años ’70. No podemos seguir moliendo con una despalilladora cuyo sistema se inventó hace 100 años”, concluyó Asens.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *