Vendimia 2009: Los resultados de la cosecha son excelentes, según los hacedores del vino

El informe técnico realizado por la Asociación de Profesionales en Enología y Alimentos de Argentina (A.P.E.A.A) adelanta cómo serán los vinos de cada región del país, cómo fue el ciclo climático para las uvas y cuáles son las variedades que se destacarán.

Mendoza

“Año excelente para vinos tintos”.

–   Oasis Norte: “Algunas heladas tempranas de abril 2008 afectaron la producción. Invierno tradicional con receso vegetativo asegurado. Inicio de primavera fresco con noviembre muy cálido, afectando el cuaje y la producción. Principio de verano lluvioso con marcadas tormentas graniceras, problemas sanitarios de oidio y peronóspora, comprometieron la calidad de algunos vinos. Vinos blancos: Chenin, Sauvignon, Torrontés, Chardonnay y Semillón, elegantes prolijos, algo livianos pero de buen balance. Vinos tintos con buena intensidad en color, frutados, persistentes, delicados, ideales para consumir en el año. Se distinguen Syrah, Tempranillo, Bonarda”.

–  Oasis Este: “Invierno corto con poco frío. Primavera seca con brotación despareja y viento zonda que provocó el corrimiento en variedades tempranas. Verano cálido, seco, que adelantó la cosecha de 10 a 20 días en general. Calidad sanitaria aceptable. Variedades de ciclo medio y largo muy sanas. Ligeros casos de deshidratación en viñedos con restricción hídrica. Madurez anticipada. Vinos blancos, frescos, sin niveles de oxidación, buen equilibrio y amabilidad en boca, se destacan Chardonnay, Sauvignon Blanc, Torrontés y Chenin. Vinos tintos: colores buenos y estables, aromas limpios sin reducción, taninos suaves, sobresalen Malbec, Syrah y Bonarda”.

–   Oasis zona Alta del río Mendoza. “El otoño del 2008 con heladas tempranas pudo afectar la producción y fertilidad de yemas. Invierno benigno con pocas heladas, normal para el receso vegetativo de la vid. La primera fue fresca, seca con anticipada y buena brotación. Noviembre muy cálido, seco con posibles desarrollos de cuaje y del grano. Algunos incidentes graniceros afectaron la región, también en enero el exceso de humedad y calor, provocó algunos focos de oidio y peronóspora. Principio de verano lluvioso, luego muy cálido y seco; adelanto de 20 días la madurez fisiológica de las variedades tempranas y medias. Normal para tardías. Notables excepciones con Cabernet Franc y Sauvignon que adelantaron su madurez. En esta región se observa la constante vanguardia tecnológica en viñedos y en vinificación. Mejor manejo hídrico, menor balance canopia – producción, mejora de logística de vendimia, equipos específicos de enología razonada para cada varietal. Mucho alcohol, poca acidez málica para algunos varietales tintos. Color intenso, fruta concentrada sin confitura, acidez balanceada. Destacados, Merlot, Malbec, Syrah, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Bonarda, Petit Verdot y Tannat. Vinos blancos de colores muy atractivos, delicados, tonos aromáticos suaves de la familia tropical, buena frescura en boca”.

–   Valle de Uco. “Heladas tempranas del otoño 2008 y posterior rebrote generaron una inferior acumulación de reservas y por ende una menor carga para esta vendimia. El invierno fue normal con pocas nevadas en el piedemonte. Normal receso vegetativo. Primavera fresca y seca, permitieron una buena brotación, floración y cuaje. Noviembre – Diciembre: temperaturas altas provocan la aparición de algunos focos de oidio. Verano cálido que adelantó la madurez de uvas blancas tempranas. Muy normal para el desarrollo de uvas tintas de gran potencial varietal y de guarda. También en esta región se observó el adelanto de la madurez fenólica y fisiológica de Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon. Destacado el resultado enológico de la familia de los Cot: Malbec, Tannat, Petit Verdot. Cualidades muy notorias para: Syrah, Tannat, Petit Verdot, y sorprendentes Cabernets. Vinos blancos: Sauvignon Blanc carácter mineral positivo, cuerpo fresco y liviano. Chardonnay boca amplia y larga, mucha fruta de carozo maduro”.

–   Oasis Sur. “En este Oasis el invierno fue benigno, reposo vegetativo adecuado. Primavera normal, templada, fresca, que permitió buena brotación, floración y fecundación. Muy buena calidad sanitaria de las uvas, a pesar de algunos accidentes climatológicos. Elevadas temperaturas en diciembre y enero hicieron necesario adelantar la recolección de las uvas, e incluso hubo comportamientos atípicos donde se anticipó la vendimia del Cabernet Sauvignon en relación al Malbec. En esta región se observa cada día una mejor integración productor/bodeguero, buscando calidad, eficiencia y el mutuo beneficio. La presencia del agrónomo orientando a los viñateros, es una mejora constante de estos últimos años Vinos blancos con anticipada madurez: delicados, de tipicidad varietal. Sobresalen Chardonnay y Sauvignon Blanc. Vinos tintos: colores profundos, complejos, elegantes y equilibrados, con buen balance alcohol – acidez. Se destacan Malbec y Merlot”.


Valles Calchaquíes (Salta – Tucumán – Catamarca).

“Ciclo vegetativo óptimo para exaltar la calidad de la región”
En esta región el invierno fue frío y seco, correcto para el descanso vegetativo de la vid. “Primavera fresca con 20 días de retraso en la brotación y algunas heladas en zonas bajas que provocaron disminución de rendimiento y racimos sueltos. Final de primavera muy lluvioso afectando la sanidad de algunos viñedos. Verano más fresco de lo normal, permitió una madurez lenta y completa. En las variedades de ciclo largo hubo un atraso de madurez. El ciclo favoreció la fruta, una buena acidez y taninos maduros”, indica la Asociación de Profesionales en Enología y Alimentos de Argentina.

“En vinos blancos hay fruta intensa, complejidad y elegancia. Frescos con mejor acidez y delicadeza. Se destaca el Torrontés”, añade.

Los tintos “vendrán con menos alcohol, excelente color y estable, mayor concentración, fruta negra, redondos, jugosos y de taninos maduros”.

La mejora en la gestión de viñedo y la tecnología enológica exalta cada vez más la calidad de los vinos de esta región. Ingreso de cosecha mecánica y mejora de logística de vendimia, incrementan el potencial de la región.

La Rioja

“Año seco, madurez anticipada, óptima para variedades de ciclo largo”

 “El invierno y la primavera, fueron normales, con brotación anticipada. Principio del verano con algunas lluvias presentes en diciembre, luego el clima se tornó seco con un 20% menos de precipitación al normal régimen de lluvias, esto mejoró la calidad sanitaria y provocó una madurez anticipada de 7 días en las tempranas y 10 en las tardías. La calidad es excelente con menor intensidad aromática en vinos blancos y sobresaliente expresión varietal para los tintos”, apuntaron los profesionales.

Aquí se destacaron las variedades Cabernet Sauvignon, Syrah y Petit Verdot

San Juan

“Añada difícil para la sanidad del viñedo, pero bien dirigida por enología razonada combinada con buena logística de vendimia”.

Dicen los expertos en enología que “el inverno fue bastante extenso pero menos frío que el anterior. El inicio de primavera fresco pero el final con altas temperaturas, lo que pudo modificar los rendimientos de los viñedos.

Comienzo de verano muy húmedo que complicó la sanidad de la región con marcados brotes de oidio y peronóspora. Estas enfermedades complicaron la madurez de los frutos y la desfoliación de los viñedos con serios problemas de deshidratación. Esta provincia se vio muy afectada por accidentes climáticos del tipo granizo, afectando la producción y por ende la calidad.

Después del 10 de enero el verano se tornó muy seco y caluroso, adelantando el momento de cosecha y elevando el tenor azucarino de algunas variedades. La madurez se adelantó casi en forma conjunta para todas las variedades”.

Aclara el reporte que las mejoras técnicas distintivas fueron la cosecha mecánica nocturna, la aplicación de frío y eficientes programas de logística de vendimia. “Así algunos vinos blancos son de notable calidad enológica. Los tintos tienen comprometida su madurez fenólica por las elevadas temperaturas de maduración”.

Los expertos destacaron entre los blancos de esta región a las variedades Viognier, Sauvignon Blanc y Pinot Gris.
Entre los tintos, Cabernet Franc, Tannat, Malbec, Syrah y Bonarda. “Colores vistosos, fruta madura, especiados, taninos dulces y cuerpo complejo”.

Añaden que en esta provincia “es necesario destacar algunos emprendimientos vitícolas en el Valle del Pedernal orientados en una viticultura de altura de alta gama que es aprovechado por muchas bodegas prestigiosas. También son significativos los resultados del Valle de Zonda para la producción de vinos primicia de alta expresión varietal”.

Neuquén – Río Negro (Patagonia)

“Año muy favorable para la calidad sostenida de la región”.

En el Sur de Argentina el invierno fue frío y seco, “normal para la región y la dormancia vegetativa de la vid”. La primavera también se presentó fresca, con heladas tardías poco significativas, y sin lluvias. “Buenas temperaturas en floración y fecundación para la mayoría de las variedades y excepcional para el Malbec (no manifestó corrimiento) Sin enfermedades criptogámicas. Verano cálido y seco, con temperaturas máximas elevadas, atípicas para la región”.
Se provocó un adelanto de la maduración de las variedades tempranas. El final del verano fue largo, templado; favoreciendo la madurez completa del Cabernet Sauvignon.

Esta región se destaca por nuevos emprendimientos y avanzada tecnología que distingue cada vez más la calidad de sus vinos. Planean el desarrollo de nuevos varietales de interés comercial como el Torrontés”.

En blancos se encontró marcada definición varietal, fruta tropical, mucho equilibrio en boca, buena acidez. Sobresalen Chardonnay y Sauvignon Blanc.

En tintos, excelente color, fruta madura, buen equilibrio y armonía en boca, destacándose los varietales Pinot Noir, Merlot, Malbec y Cabernet Franc.

Fuente: Area del vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *