Goyenechea Centenario Reserva Cabernet Sauvignon 2005

goyenechea-centenario

En el año 1998, durante un viaje laboral (en una actividad totalmente ajena al mundo del vino) conocí San Rafael. En un evento al que fuimos invitados nos “sorprendieron” con el Goyenechea Merlot. Si bien no era sommelier ni nada que se le pareciera, ya comenzaba a interesarme en descubrir nuevos sabores. Cuando averigüé el precio también me sorprendí aún más, se podían hacer buenas bebidas a un precio módico.

 El vino acompaña momentos y fue ése el momento en que por primera vez tomé un vino de San Rafael en San Rafael.

Pero vamos a la bebida que hoy nos ocupa. Tradición y calidad, esa es la ecuación que define a este vino.

En vista se presenta límpido, de mediana intensidad y con un color granate con tenues reflejos teja, lo que denota cierta evolución.

“Su nariz” es elegante y compleja. Fruta y madera se conjugan perfectamente: a las bayas negras maduras (como el casis), pimienta negra y otras especias se le suman notas ahumadas y tenue vainilla aportadas por su correcto y no muy pronunciado paso por roble. Con la aireación aparecen perfumes de rosa mosqueta, chocolate y café.

En boca el ataque es seco. A lo apreciado en nariz se le suma el típico morrón asado de la variedad. Su paso es untuoso y elegante. Posee una buena estructura basada en  taninos maduros, equilibrados con el alcohol y la correcta acidez.

Tiene una más que interesante persistencia que  invita a seguir tomándolo.

Es un vino que está en su mejor momento. Sugiero tomarlo ahora o guardarlo un año más. Si bien podría estibarse por más tiempo no creo que perfeccione sus ya referidos atributos. El tiempo ya se lo otorgó la bodega tanto en barricas como en botella.

Acompaña muy bien carnes rojas y pastas con salsas fuertes.

No es un “vino de moda”, de una moda que ya está pasando: vinos concentrados, con mucha madera y alcohol, de los que ganan concursos. Es  un vino para disfrutar, para acompañar una comida y pedir otra copa.

Según reza su página web “el objetivo de Goyenechea es lograr un equilibrio adecuado entre costo y calidad, y entre tradición artesanal y tecnología”. En este caso, sin lugar a dudas lo logran.

Antonio Raviña

 

Ficha técnica

Variedad: 100 % Cabernet Sauvignon.  

Vinificación: 10 días de fermentación con levaduras seleccionadas en contacto con los hollejos a 20° C, seguido de una maceración extendida sobre sus hollejos, y efectuando durante este período la fermentación maloláctica.

Permanencia en barricas de roble: El 50 % del vino reposa durante 12 meses en barricas de roble francés. Luego permanece 2 años en botella antes de salir al mercado.

                   Fuente: sitio web Bodega Goyenechea

Precio de venta: $ 24.-

 

BODEGA GOYENECHEA S.A.

Goyenechea fue fundada en el año 1868 por los hermanos Santiago y Narciso Goyenechea, emigrantes vascos españoles.

En 1965 ingresa a la empresa la cuarta generación-argentina- y la actividad se desplaza hacia el vino fino embotellado, exclusivamente, eliminando la venta de graneles, vinos comunes e importados y otros alimentos. La bodega desarrolla la marca Aberdeen-Angus, para la asociación de criadores de dicha raza. A la vez se inician exportaciones, comenzando por Estados Unidos y Paraguay y siguiendo con otros países americanos y europeos.

En 1993 funda e integra el primer Consejo de Denominación de Origen Controlada (San Rafael) de la Argentina y es la primera bodega americana que exporta un vino con D.O.C.: el chardonnay de ese año. Un año más tarde culmina la relación con la Asociación de Angus y la firma pasa a vender exclusivamente su propia marca “Goyenechea” en el mercado argentino e internacional. Finalmente, en 1998 ingresa la quinta generación familiar y se transforma la empresa en Sociedad Anónima.

Viñedos

Mantiene una superficie que supera las 130 ha. de vides en su finca “La Vasconia”, lindante al pequeño pueblo de Villa Atuel, en ribera derecha del Río homónimo. Los suelos son de origen aluvional, con capas de arena y grava. La textura es textura es arenosa o limo-arenosa. La mayoría del viñedo se encuentra implantado en parral. El déficit natural de lluvia es suplantado por riego superficial (sistema de surcos o inundación), variando según la densidad de plantación y el sistema de conducción.

Vinos elaborados

La vinificación se realiza separadamente para cada varietal y viñedo. Los blancos se procesan a temperatura controlada, con maceración previa, fermentación con levaduras seleccionadas y sin utilización de madera ni fermentación maloláctica, tratando de obtener productos frescos para consumir en el año.

Los tintos, con fermentación maloláctica y un encubado variable según el estilo de cada vino, pasan por crianza en depósito, barrica y botella.

Tintos

          Goyenechea Quinta Generación: los vinos top de la bodega. Son varietales 100 % (Malbec o Cabernet Sauvignon)  que reposan en barricas de roble francés de primer y segundo uso. ($ 59.-)

          Goyenechea Centenario: vino premium. Es el presentado en esta nota. ($ 24.-)

          Goyenechea: varietales. 100 % en el caso del Malbec y el Syrah , siendo distinto el caso del Cabernet Sauvignon, ya que existe un aporte del 20 % de merlot. El syrah no tiene paso barrica. ($ 14.-        ).  También elaboran un Merlot solamente para exportación.

          Goyenechea Clásico: corte syrah y merlot sin paso por madera. ($ 10.-).

Blancos, Rosé y Espumante

          Goyenechea:    Chardonnay (100 % varietal), Chardonnay-Tocai Friulano  y   Sauvignon Blanc (con una 85 % de esta uva). Este último para el mercado de exportación. ($ 14.- los de mercado interno)

          Goyenechea Clásico: con uvas sauvignon blanc en su mayoría. ($ 10.-)

          Goyenechea Merlot Rosé: 100 % varietal con el leve dulzor (6,09 g./l.) ($14.-)

          Espumante: Brut con base chardonnay – chenin ($39.-)

 

Fuente: sitio web Bodega Goyenechea

Precios: Valores aproximados;  fuente: Vinotecas Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 

Quisiera agregar que no fue posible ahondar demasiado en datos acerca de la forma de  elaboración de los  vinos, ya que eran algo confusas las fichas técnicas.

Antonio Raviña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *